DESPEDIADA DE IRLANDA

Amanecía el último día en Irlanda, durante la noche no ha dejado de llover, y no parece que vaya ha hacerlo en todo el día, desayuno un te irlandés con unas tostadas y decido salir más tarde ya que hoy hasta las 8.30 no se puede entrar en el ferry.

Salgo entre un diluvio hacia el primer lugar del día, Kinsale, un pueblo costero, que fue el Gibraltar español en su dia, y donde una batalla puedo haber hecho que en Irlanda se hablara castellano. Allá visitó el Fuerte Charles, y un monumento a los soldados de Juan del Aguila, que mandó Felipe III, para ayudar a los Irlandés contra la ocupación inglesa, pero por, como siempre, las tormentas y la perdidas de navíos, como la mala organizacion de los rebeldes irlandeses, terminaron declinando la balanza en favor Inglesa, aún que los españoles salieran casi indemnes de aquella. El fuerte es una fortaleza amurallada en un extremo de la bahía, esta reformada y se puede visitar y ver la historia, el monumento lo encontramos tramos en el puerto, u mástil de la em arcaciones de entonces. El pueblo es, un pueblo lo irlandés, de casas bajas y coloridos comercios y pub.

Tras esta primera parada y atravesar Cork, ya una ciudad más europea co tráfico denso y edificios más grandes, cogemos camino de cashel, ahora tenemos uno de los castillos más importa tes de irlanda, Rock of Cashel, un gran castillo muy bien conservado que podemos visitar, yo lo estuve viendo desde el exterior y decidí seguir mi camino ya que no da para todas las cosas, pero te ia muy buena pinta la verdad.

La tercera pasará debería ser Kilkeny, pero era más un tema de ver la ciudad que daba nombre a aquella gran cerveza, que ver nada en concreto y dado que seguía lloviendo, terminé renunciando a esta y terminando las visitas con el faro de Hook, el faro más antiguo de Irlanda, y un lugar precioso donde se ven romper grandes olas y hay unas vistas fascinantes, ideales para despedirnos de este viaje.

De aquí los últimos 50 km hasta el ferry, algo de compra para comer en el ferry, si pilláis este ferry, ahorraros los 10 euros de la butaca, luego entra el que quiere a sentarse, solo controlan un ratillo antes de salir, lo dicho, algo también de recuerdos y regalos varios, y al ferry…en una noche que se esperaba movida, pero eso ya para la despedida de mañana.

Anuncios

DINGLE Y LOS GRANDES PUERTO DE IRLANDA

Comienza la penúltima etapa por Irlanda, y el temporal se vuelve más virulento, la primera parada era Dingle, la península que comentamos ayer y que tiene una carretera que la rodea totalmente. En Dingle se grabaron bastantes escenas de la guerra de las galaxias, y sus paisajes dicen ser de los mejores de Irlanda, pero este viaje tengo la negra con islas y penínsulas, que no pude disfrutar de ella, salvo el primer puerto del día.

El Conor Pass, un puerto estrecho, no muy largo, de firme muy irregular y con una pared vertical alejada y un gran barranco a la derecha, del que solo te separaba un murete hecho de piedra. En el fondo del valle de distinguían unos lagos entre la niebla a los que llegaban las aguas de varias cascadas de torrentes que corrían con fuerza, con buen tiempo debe ser espectacular, está en la carretera a Dingle que vas por el sur de la península.

Al salir de Dingle llegas a Killorglin, tenemos 3 opciones, costa que llevo mucha, un puerto famoso llamado Dunlop hacia el parque de Killarney, o el Ballaghisheen que cruza recto y es el más espectacular, aún que no lo recomiendo hacer con mal tiempo, muchas carreteras que parecían campos de fútbol, los lugareños sin costumbres de forasteros conducen a la carrera y la carretera es pésima. Por otro lado asciende a primero por un bonito lago, después de bastantes kilómetros de aproximación, dónde está lo peor, llegas a un puerto muy similar al anterior en la carretera, pero este con dosgrandes paredes verticales de donde caen cientos de cascadas de agua que van a desembocar al torrente que corre junto a la carretera. Son puerto de enmarcar de los bonitos, de los duros, de los peligroso.

Tras cruzar hasta Kenmare llegaba la península de Beara, otra vez, tienes dos opciones, tomar la costa el puerto de Healy por la R574, para mí, aún que similares, el más bonito de los 3, no tan peligroso como el anterior y que deja una estupenda fotografía del descenso. Son puertos que a pesar de la altitud, el pico más alto de Irlanda que está junto al Ballaghisheen justo llega a los 1000mts, no tienen nada que envidiar a los más famosos del continente y aún que no aparezcan en las famosas listas de carretera a, y en Europa me quedan pocas, estos me parecen con nivel y belleza para aparecer en ellas.

El día sigue cargado, y la lluvia no cesa, las malas carreteras me pesan y decido hacer un último tirón hasta Kinsale, primero que la principal cortada por un accidente seguramente, luego que lío una de las mías y me voy pegado a la costa, total que no hago caso al GPS y terminó por las carreteras más odiosas de tod Irlanda, seguramente sin niebla y viendo el paisaje mi opinión no sería está, pero el día aún estaba más negro y encima son 70km extras, una perdida un poco deliberada de las mías, a veces encuentro la gloria, otras me toca sufrir demoró lindo.

Las fuerzas me empiezan a fallar, la tensión del día me agarrota los hombros, estoy medio mareado y los brazos se me duermen y se quedan sin fuerza, pensándolo mejor dejaré Kensala para el último día, mañana, e intentaré ir lo más recto posible, que mañana volvemos al continente.

MOHER Y COSTA ATLANTICA

Una mañana más amanecía lloviendo, por lo que desde primera hora toca ir enfundado en traje de goma, tras desayunar y preparar la moto nos pusimos en camino hacia Galway donde enlazariamos con la ruta diseñada.

Galway a pesar de ser una de las grandes ciudades Irlandesa, es como todas, con avenidas anchas en el exterior y calles estrechas en el centro, toda de edificios muy bajitos de 2 o 3 plantas a lo sumo y rodeada de colores de los distintos Pub, todos con sus banderas y sus letras muy irlandesas, entre ellas hay inglesas de altos y puntiagudos campanarios que destacan sobre el resto. Toda los pueblos más o menos grandes son muy parecidos, aquí no hay grandes edificios, ni centros comerciales y fábricas brillan por su ausencia, todo es turismo y ganadería.

Tras cruzas Galway, rápidamente, en Irlanda no ahí atascos, al menos dónde he ido yo, decido parar a repostar, antes de la liada del día, comentaros que la gasolina cuanto más bajo hacia el sur, es más barata, entre 10 y 15 céntimos el litro. Tras repostar decido darle más presión a las ruedas, que las noto un poco perezosas, y al meter el enganche y no sé qué co… lío, que la válvula empieza a soltar todo el aire, 2 motoristas que ven la película intentar ayudarme, un compresor portátil, herramienta, llamar a amigo y nada, yo imagino que es la válvula interior que estaría mal apretada, pero ¿como la aprieto?, ¿quien lleva una llave para eso?, A partir de ahora yo, al final llamada a la asistencia, asistencia DUCATI, a los h.p de KM0 les tuve que devolver el recibo este año, a pesar de la que me liaron, pues el mecánico que viene que no viene que me encuentra qué tal y cual, 3 horas esperándole, reparación en 1 minuto, apretar y listo.

Como llevaba adelanto de anteriores días me tomo el día con calma, empiezo a recorrer la costa por unas carreteras impresionantes, cruzó una montaña totalmente gris de piedras resquebrajarse, como si de una escombrera gigante se tratara pero por aquí todas las montañas parecen así. El camino se vuelve revirado, a la derecha la costa que rige con fuerza y a la izquierda paredes gigantes de piedra.

Este paisaje da paso a un verde prado que tomas por la izquierda y asciende unos 200 metros de alguna que es el desnivel de los acantilados que dejas a la derecha, son los acantilados de Moeher, una joya natural que impresiona de verlos. Para los que os animéis a venir por aquí, en los sitios normalmente se paga por el aparcamiento, 6, 12…que es la entrada, pero casi todos tienen la vuelta para no pagar, como os conté en la calzada de los gigantes, aquí si vas de norte a sur, a unos 500 MTS más adelante del aparcamiento hay una carretera, no está señalizada, la sigues y te lleva a la parte trasera de los acantilados, aparcas en un pueblito y a kilómetro y medio o 2 andando tienen los acantilados gratis. Mejor que describir, lo dejaré en la foto de portada.

Tras este y bastante cerca tenemos el Spanish point, otro más, este es el más famoso ya que ha dando nombre a esta población, famosa por el surf, pero también porque la historia nos recuerda que aquí también yace un barco de la invencible.

La tarde se había despejado, así que decido recuperar un poco el tiempo de la mañana cojo el ferry de Tarbert y me dirijo a la península de Dingle, atravieso Listowel y Tralee, no me paro por el tiempo, pero son 2 sitios que parecen tener un encanto especial, típicos pueblos Irlandés como os comentaba antes.

Llegó a la península de Dingle, mañana para recorreré y os contaré alguna cosita curiosa, hoy me quedo con un atardecer sobre el mar, mientras recorro una carretera costera antes de coger un puerto que me lleva al hotel y desde dónde el paisaje es impresionante.

Toca mantenimiento, cenar y escribir para poder ir a dormir, esto se va terminando y el cansancio va pensado.

CAMINO DE CUELLAR

Tras una noche toledana, entre el fuerte viento que parecía que iba a volar la tienda, el frío y el colchón inflable que no retenía el aire, sin apenas dormir salí temprano, debia aprovechar el día antes de que volvieran las lluvias a la tarde.

Primera parada el lago Glencar, ahí debería encontrar un islote con un castillo, que según la historia era de O’Rourke, Dónde Cuéllar cuenta en su carta una gran batalla contra los ingleses en las que defendieron el castillo entre siete soldados españoles y derrotaron a cientos de ingleses. Tras este al lago de Gill a very otro castillo de la historia de Cuéllar, el Parker’s Castel. Los dos lagos tienen una fantástica carretera que los rodea de buen asfalto y que da gusto conducir por ella, la unión entre ambos es otra cosa, en Irlanda las carreteras principales son muy buenas, las secundarias, en muchas crece la hierba en medio y solo deja las 2 roderas y si la vegetación de los lados está espesa te encuentras prácticamente haciendo malabares para pasar sin pisar la hierba e irte al suelo, eso sí, en todas señal de 80 por hora, sino no se puede ir ni a 20.

Otra vez de vuelta a Sligo y de ahí por la WAW ,(wild Atlantic way) en dirección oeste, con parada en el cementerio metálico de Carrowmore, al que no accedí por la hora y el precio, además que el viento empezaba a soplar con mucha fuerza y el cielo ya empezaba a mostrar su intención de tirar agua, enlace unos cuantos kilómetros por la WAW, de la que salen mil desvíos a playas, castillos, lugares, problema que no te ponen los kilómetros que tienen hasta el lugar con lo que es un riesgo meterte en cada uno, me limité a los que tenía planificados y tras 80 kilómetros de un viento que te hacía muy difícil mantenerte en tu carril llegue al siguiente punto, el Downpatrik head , un estrecho islote separado de la costa unas decenas de metros pero con una altura de cientos de metros, os dejo la foto.

Tras esta vista decidí no llegar al ultimo acantilado de la costa norte e ir descendiendo, el viento era ya peligroso y empezaba a llover, como Escocia, la vegetación había desaparecido y aún daba más directo sobre la moto. Al empezar a descender me doy cuenta que llevo kilometros sin ver a nadie, ni casas, ni civilización, es una zona despoblada y en el único pueblo que encuentro, parece que hay poco más que les pescadores y pastores. Las carreteras siguen siendo bastante buenas y la verdad es que en la zonas que baja un poco el viento, se puede disfrutar del camino.

Al medio día, en medio de una buena tormenta encuentro un nuevo punto donde se hundió otro barco demora invencible cerca de Corraun, en una costa dura y desolada, cabe destacar que aquello sucedió en estas fechas pero hace más de 400 años.

Por último me quedaban 2 vistas, una de paso en el Fiordo de Killary el que rodeas y en el extremo interior ahí una bonita cascada. La abadía de Kilemore, una preciosa construcción a los pies de un lago con el parque de Connemara justo después.

Finalizando el día tocaba buscar alojamiento y otra vez tocaba irse umos 60 km junto al lago Corrib, al que accedes por un bonito puerto con vistas al lago, que poco disfrute por la lluvia y el cansancio, hoy otra vez pensión compartida y a descansar que el tramo final está llegando

LA RUTA DE LA CALZADA DE LOS GIGANTES

Ayer no quedamos en una pensión justo a los pies de la carretera Causeway, o carretera de la costa de la calzada de los gigantes,el nombre le viene por un punto en concreto y el una magnífica formación de rocas que tengo a escasos 15 minutos andando del el hotel.

Antes de desayunar me preparo para “el cardio mañanero” versión aficionado, me calzo las playeras y salgo a andar hasta La Calzada de los Gigantes, si vas en coche o moto tendrás que aparcar y te cobrarán 12 libras, andando tiras para adelante y ni un penique, después de bajar una cuesta hasta la playa, llegamos a la calzada, una formación rocosa que por la degradación del mar y viento ha adquirido una curiosa forma de columnas exagonales, os dejo una foto que se explica mejor que yo, y esas columnas hacen una especie de calzada romana gigante. Tras la visita vuelta a la pensión, desayuno con la pareja mallorquina con los que he compartido habitación y retomo el viaje.

En pocos kilómetros esta el siguiente punto, el castillo de Dunluce, unas ruinas a los pies del acantilado de un gran castillo, está cerrado por reforma, pero según la historia de la carta De Cuéllar este pudo ser uno de los castillos donde obtuvo refugio antes de embarcar hacia Escocia, al no poder hacerlo anteriormente en el Girona, el cual se hundio con 1300 soldados de la Armada imbencible en esta costa, pero de eso seguimos hablando en las crónicas de hoy y mañana, ya que hacemos el camino de Cuéllar en sentido contrario.

Tras otra visita en Mussenden temple, un edificio del siglo XIII, junto a las ruinas de una fortaleza, nos dirigimos a Londonderry, Ultima ciudad de Irlanda del Norte, con sus típicos murales en las paredes de los edificios que nos trasladan a tiempos no muy lejanos pero por suerte pasados.

Tras pasar la frontera, lo único que me hizo darme cuenta es que había una señal vieja de 80 Km/h, paro a visitar el fuerte Grianan de Ailech, que está del 1700 a.c, una construcción circular solo de piedra y desde dónde las vistas son espectaculares. Tras esta comenzaba unos kilómetros de enlace por la Wild Atlatic Way, carretera que recorre la costa irlandesa y nos va guiando a todos los puntos de interés.

Tras unos cuantos kilómetros llegamos al condado de Donegal y Sligo, en este esta la bahía de Streedagh, lugar histórico porque aquí naufragaron 3 barcos de la imbencible el 21 de Septiembre de 1588, y dónde este fin de semana se recuerda aquel desastre con una fiesta, dónde hay muchos españoles y que viene incluso una fragata para el homenaje, lastima que homogénea quedarme, aún así busco el monumento a los hombres caídos aquí para visitarlo.

El día termina y estoy agotado, hoy decido acampar cerca de la playa, sólo el viento que cada vez es más fuerte romper el momento, una puesta de sol increíble y una cena mirando al mar,para terminar el día escribiendo está crónica sobre mi colchón hinchable

SALTO DE ESCOCIA A IRLANDA DEL NORTE

El día vuelve a amanecer gris, ya no llueve, pero está todo empapado, con el cambio de sentido que tuve que hacer al salir más tarde, los horarios ferry no cuadran igual, necesito estar a las 12 en Cairnryan, así que a las 7 me levanto, desayuno, vuelvo a cargar la moto y para las 8 estoy en marcha, me la juego y no pongo unas, necesito que todo se Aires y se vaya secando y a pesar de que la carretera está mojada, el día me daría una tregua.

El primer tramo de la mañana camino a Glasgow lo hago por la orilla del lago Lomond en el parque de Trossachs, carretera húmeda pero con buen asfalto, ancha con curvas rápidas que junto con un sol que luchaba por salir entre las nubes, e iluminar el lago que permanecía dormido sin una sola ondulación e sus aguas. El sitio era idílico, las buenas sensaciones en la moto no tardan en aparece y vuelvo a sentirme feliz sobre la moto.

Tras un buen rato oca atravesar Glasgow, no es complicado y no pierdo nada de tiempo, carreteras anchas casi todas de doble carril, el único pero, metido en la autovía el gran corzo que había revisado la seguridad y se mostraba nervioso en el arcén, por suerte no salió a la calzada. Aún es temprano y no veo problema para llegar a la hora al ferry, aún así no pararé si no lo pude el paisaje, la zona que baja hacia la costa está lleva de castillos y abadías antiguas, en Escocia tenemos la zona norte de Highlands y acantilados y la zona sur de castillos e historia. Pero que entre ellas difieren totalmente.

Llegando a Cairnryan, tenemos una bonita carretera que discurre a la orilla de la costa, el sol ya brilla en el cielo y tenemos 15 grados, el agua está calma y el paisaje ur nada tiene que ver con el norte, es igualmente espectacular, la carretera seca, buena, rápida y los últimos 30 km por Escocia son para recordar, así termina esta primera parte del viaje, termina Escocia y ya Irlanda nos espera a la vuelta de la esquina.

Irlanda del Norte me recibe con sol y una temperatura agradable, tomo la carretera de la costa que sube hacia el norte, otra carretera que recordar la “Caseway Coastal Rute”. Discurre pegada a la costa, de dulces curvas y que llama al pecado, el paisaje es idílico, la temperatura perfecta, poca circulación y buen asfalto seco, a la izquierda verdes praderas o paredes de roca, a la derecha un mar calmo que a veces separa un solo murete de la calzada. Aprovecho una zona de descanso para comer mirando al mar, y tomar un respiro en el camino.

Tras unos kilómetros más por la costa, tomo una vía al interior que me llevará hasta Ballymone, pueblo de los Dunlop,Robert y Joey y dónde hay un parque en su honor, con estatuas y monolitos de todas sus victorias en los distintos Turist Trófic. Tras la visita y las fotos nos acercamos a otro lugar de visita, “The Dark hedges” una calzada rodeada de árboles que se ha hecho más famosa al salir en “juego de tronos”.

Continuamos hacia la costa para retomar la Caseway, donde vemos el national trust carrik a rede, un islote con grandes barrancos al mar y otro lugar conocido por la serie JDT, Ballintoy Harbour, una entrada al mar rodeada de rocas que con el sol poniéndose deja una escena realmente de ensueño.

El día se termina y busco una pensión donde dormir, junto al pie de la carretera y de la calzada de los gigantes que veré mañana. Me toca en la habitación con una pareja española con los que compartimos un rato junto al recepcionista murciano, esto es como estar en casa, pero bueno no hay poca historia española en este país, mañana la empezaremos a ver

ISLA DE SKYE

Nuevamente la noche ha sido muy lluviosa, aún que los pronósticos del tiempo dicen lo contrario, llueve a mares desde primera hora, tras el desayuno en la cocina compartida, cargue mi impedimenta en la moto, tape todo con fundas y arranque el día.

Al salir pude sacar unas fotos más a vacas peludas, estás ya en un cercado, baje hasta la playa que se veía preciosa con un más picado y un cielo totalmente ceniza, pero en 2km, el paraíso dio paso al infierno, deje la costa para tomar la carretera que sale de Appelcros a Tornapress, la principal según el GPS o Google Maps, carretera super rota,estrecha, resbaladiza, con una niebla que poco dejar ver del paisaje pero se intuía desolador, de praderas y rocas, comienza un puerto que subirlo no resulta más complicado de lo esperado, salvo adelantar a algunos coches, que según vamos descendiendo se muestran menos cívicos. El problema llega con el descenso, pegado al arcén izquierdo aunque es complicado teniendo un barranco así a medio metro, en el lado derecho,frenar la moto es complicado por el agua,el peso, el suelo y la grava, así que toca bajar muy muy despacio, no se ve nada del paisaje,más abajo descubrí que era un gran valle con un lago en el fondo, seguramente espectacular, total que tarde en hacer los a pensar 20 km cerca de 50 minutos, más abajo volví a salir a una carretera ancha que me llevaría hace Skye

No tarde mucho en llegar a la entrada, hoy utilizaré las dos opciones que tenemos para llegar,entraré por el puente de Kyle of Lochalsh y sale tomando el ferry a Mallaig. Antes de llegar ya se intuye la belleza que esconde la Isla rodeando el fiordo que nos lleva al puente me saludo el sol por primera vez en el día y me hace retomar fuerzas, pocos minutos después volvía a diluviar, comienzo haciendo la zona norte de la isla, llegando por la carretera principal la A87 hasta Por tres y de ahí la de la costa norte, otra carretera estrecha que discurre entre acantilados, praderas verdes y pequeños pueblos, el día no me da muchas oportunidades de ver las bondades del paisaje y las pocas que das, aprovecho para sacar alguna foto y descansar, la isla es muy turística y las filas de coche se acumulan y para cruzarse terminan haciendo unos atascos importantes,así que no pasan los kilómetros y con la lluvia constante, el disfrute va tornándose en sufrimiento, así que una ver rodeado el norte hasta Snizort, decido dejar la península sur y tomar camino del ferry.

Esta zona es muy turística y los precios de los alojamientos están por las nubes y ahí muy poco disponible en kilómetros, tengo que alargar la ruta casi 80 km y ya el agua empieza a entrar en las mochilas, el sudor por el traje de agua empieza a mojarme por dentro y aprovecho el ferry para cambiarme y secarme, unos 10 euros que te quitan bastantes kilómetros.

Volviendo a la moto ya para mí la jornada de viaje a terminado, ahora toca ponerse el buzo, de lluvia, y sufrir los 150 km hasta el hotel, vería el viaducto de Glenfinnan, el de Harry Potter, de refilón y Fort William sobre la moto al cruzarlo, tomo dirección Glasgow capeando el temporal, solamente me detendría en un gran valle, con pareces verticales inmensas, que me recordaron las paredes de Montenegro, aquellas igual de inmensas pero plagadas de árboles, estás aún parecían más inmensas ya que no tenían una hora de más de 30 cm. La verdad es que el valle, el paisaje, el entorno, de tan degradado que estaba tenía una hermosura propia e inmensa.

Ya anocheciendo llegue al albergue, un albergue de montañeros, que por 23 euros tenía una litera en habitación compartida, un cuarto de desumificacion de ropa que me vendría genial y una cocina y comedor, terminó la crónica y me encuentro demasiado cansado, el frío, el agua y la humedad me está pasando factura, antes de las 10 estaba durmiendo, mañana se espera un día nublado, pero en Escocia nunca se sabe, veremos cómo termina esta parte del viaje, ya que será el último día por Escocia

COSTA OESTE DE ESCOCIA

Hoy amanecía temprano, la noche sido lluviosa, bajo al salón en el que desde un gran ventanal se ve el mar rompiendo contar la costa, al poco baja Andy y compartimos 2 tes, comom el dice, en Escocia, el primero para entrar en calor y el segundo para disfrutar, hablamos de la situación Inglesa en Europa y la economía, y como dice, cada día el mundo está más loco, por eso pienso que Dani y Alexa son felices apartados del mundo. Al poco empiezan a bajar a desayunar todos los huéspedes un desayuno tradicional con muchas frutas, una especie de avena densa, huevos…y allá todo hablamos y compartimos de nuevo experiencias.pero la hora de marchar llega, raro en mi, terminado siendo el último en salir, la verdad es que me da pena irme, pero el camino continua, tras despedirme de mis nuevos amigos.

La mañana continua lluviosa, si hoy anunciaban sol, estimes Escocia, retomo la NC500, que baja rápidamente hace el sur, una carretera preciosa, divertida, rápida y con pocas zonas de carril único, el de la apartaderos, discurre entre la costa, los lagos de montaña, las altas rocas y los extensos prados. Ahora comprendo que las highlands reales, las de las películas están aquí, y no en la región donde vivía Willian Wallas, aquí están las escenas de las películas saltando de colina en cola y aquí está la Nc500 más salvaje. Personalmente es la parte que merece la pena, la costa Oeste, esto es lo que venía buscando.

La carretera sube y baja vertiginosamente con grandes desniveles del 15, 20 %, llegando hasta el 30%, los coches siguen apartándose y yo como decía mi padre, hago lo que veo y me aparto cuando toca. Pero si no salimos de la carretera principal me vamos a perder grandes paisajes. De la principal salen carreteras que rodean la costa, carreteras de no más de 3 metros de ancho y que resultan muy peligrosas en mojado cundo en cambios de rasante te cruzas no solo con coches, sino con camiones, pero bueno, a esto emos venido, la primera que cojo me lleva por Store hasta Ullapol, a un ritmo bajo hago un primer tramo de bosque con cascadas que llega a la costa y vuelve por una praderas inmensas, todo lleno de ovejas y turistas que aún hacen más peligrosa la carretera. Pierdo una hora respecto al GPS, pero mereció la pena.

Retomamos la principal y seguimos descendiendo, carretera casi siempre ancha y rápida, cruzando más lagos, en uno de ellos paro en busca de una mesa que encuentro a la orilla con una cascada en frente, que mejor restaurante ahora que no llueve, saco el campingas, la comida y me meto un festín de película, de los que no te dejan volver a la moto.

Tras unos kilómetros más tomo otro desvío para rodear la “península” de Appelcros, la carretera que me lleva hasta la costa es de película, largas praderas entre altas montañas con preciosos ríos que solo han de esquivar rocas, ya que no ahí árboles a kilómetros, los kilómetros pesan y ya cuesta parar a sacar fotos, pero la escena lo merece, están en frente mío, pastando un grupo de vacas peludas de las Highlands, las puedes ver fácilmente en cercados, específicos para que las vean los turistas, pero estas son de las sueltas por el extenso monte, tras las fotos, salgo direccion a la costa, dónde tendré que parar una y otra y otra vez, pero es que el paisaje y la carretera no pueden dejarte indiferente.

Finalmente llegó a Appelcross, una habitación compartida donde termio durmiendo solo por 25 eurillos, con derecho a cocina, ducha y salón…al final es lo más económico, visto que mi intención de acampar con temperaturas que obran los 5 grados y lloviendo no es la más factible, esperemos que en Irlanda podamos hacer una buena acampada en alguna playa.

Tras cenar terminó esta crónica tras un día divertido y muy muy positivo a pesar del mal tiempo, mi cabeza se va relajando y poco a poco entrará en el trance del viaje y la liberación.

NC 500, DESPUES DE BUSCAR A NESSY

Un nuevo día amanece en el norte de Escocia, hoy toca llegar al extremo norte, pero antes tenemos una búsqueda con un logo cercano

Son las 9 cuando inicio la marcha, 9 grados que bajarían a los 6 en poco tiempo, tomo la carretera que sale de Inverness y que en pocos kilómetros me lleva al inicio de Loch Ness, la idea es rodear el lago bajando por el este y volviendo a Inverness por el oeste, la carretera este, es estrecha y va pegada al lago al principio para luego ascender a un puerto frío y con lluvia y volver al bajar al extremo sur de lago, bonitos paisajes y una carretera entretenida si lo que buscas no son curvas rápidas, personalmente merece mucho la pena esta carretera. En el extremo sur cruzamos un canal y está el pueblo más turístico y dedicado a Nessy del lago, pasamos un canal con un puerto móvil que permite la navegación de barcos hacia una espectacular escalera de exclusas, tras un descanso y unas fotos, volvemos a la ruta por el extremo oeste con carretera más ancha más cañera y con muchos más sitios para las fotos del lago, lo único malo es que la lluvia empezaba a caer con más fuerzas, pero fue un buen momento de disfrutar del lago y de la carretera. Aún que Nessy no salió a visitarnos, de las negras aguas, me gusta creer que está ahí y no es sólo una anguila gigantesca como dicen los expertos.

Tras volver a cruzar Inverness tomamos la A9 hacia el norte, es el inicio de NC 500, mítica carretera escocesa que de momento esconde sus encantos, el día de vuelve gris, y muy ventoso, llueve auténticos diluvios de 5 minutos y seguido sale el sol para volver a taparse de inmediato y volver a diluviar, así que el traje de agua no me lo quitaría en todo el día. Sinceramente la costa Este decepciona un poco, no se si por las expectativas o por qué no le encuentro el gusto, recorremos toda la costa hasta Katherine para cruzar por el interior a Turso, quitando algún acantilado y alguna bonita escena de costa, lo más impresionante es el viento que pega con fuerza y que cuando se mezcla con el agua y la niebla se hace complicado conducir, así va pasando la costa norte, y yo preguntándome, ¿Dónde esta la mítica NC 500, en cuanto al paisaje destaca porque no se ve un árbol en kilómetros y son praderas de kilómetros, en un tramo nomás veía más allá….el horizonte seguía siendo un prado.

Se terminaba la costa norte y como siempre la ruta me tenía reservada la explicación de porque hay que llegar hasta el final, llegamos a Tortura, de ahí a penas 40 km a Durness, y comenzaríamos a bajar por la costa Este. Aquí la carretera se estrecha, comienza a subir y bajar dejando auténticos paisajes que te quitan el aliento, la costa se vuelve agresiva, dura, salvaje, esto es lo que venía buscando, esto si se puede parecer a cabo norte y la costa Noruega, pero es sólo el principio demoró que esta por venir, la NC 500 despierta, se vuelve estrecha, tanto que no entra un co he y una moto y para cruzarse hay apartaderos cada pocos metros, como veré en los siguientes días, el civismo y educación en la conducción es la base de este hábitat y sinceramente en Inglaterra y más en Escocia de eso hay de sobra, de todos los países recorridos no dudó en decir que para mí es el país con mejores conductores y más cívicos. Cada coche que te ve, para que pases o se para para que le adelantes y esto ha de ser recíproco, así la ecuación es perfecta, pero la NC 500, sólo a empezado, mañana nos enseñará su lado más puro

Mi destino era Durness, pero por una reserva de intima hora y por cosas del destino termino reservando sin querer a 35 kilómetros. El destino me tenía reservada una agradable sorpresa. Llegue jarreando a Oldshoremore, 4 casas dispersas en un acantilado y a sus pies una diminuta playa, el día se despedía con una puesta de sol de ensueño. Y a mí aún me quedaba una entretenida noche.

Por Airbnb, había cogido una habitación compartida en casa de Daniel y Alexa, Daniel los dos hablan español y Daniel es una persona increíble que ha vivido varios años con las tribus del Amazonas y ha viajado por todo el mundo, Alexa es la dulzura en persona, las esencia viene en frasco pequeño. Me dan de cenar unos platos veganos que están deliciosos, los compartimos con Andy un londinense recombertido hace unos años en Gomero, y otra huestes Austriaca, parecíamos los del chiste, pero fue una noche preciosa de anécdotas y risas, hasta Andy se arrancó tocando la guitarra por los “Red Hot”…y ya terminé la noche tarde escribiendo la crónica antes de irme a dormir. Que grande es la vida que te regala momentos como este con gente que nunca conincidirias sino sales de tu zona de confort, por momentos así, me encanta seguir viviendo.

HIGHLANDS

Doctor Livingstone supongo? Eso me vino a la mente al llegar a este pueblo, la verdad es que me sorprendió por su belleza, por los edificios antiguos que parece todos castillos, tuve que recorrer la zona en busca de un teléfono para poder seguir comunicado y la verdad es que no me costó demasiado, a las 8 estaba desayunando con la amabilidad anfitriona de mi Airbnb y a las 9:30 estaba saliendo con mi móvil nuevo…hoy tocaba una una ruta que podemos dividir en 2 una mañana de historia y una tarde de moto.

Comenzamos por el castillo de blackness, un castillo a las orillas del fiordo que entra de Edimburgo con un fantástico paisaje de fondo, como no tengo tiempo ni economía para cada castillo, preferí no entrar ya que la entrada eran 6libras y me quedaba mucho día por delante. Siguiente para en Falkirk en los años caballos de Kelpies,2 enormes estatuas de las cabezas de 2 caballos, que la verdad merece mucha la pena verlas, por lo bonitas que son y el entorno que las rodean, con un canal navegable al rededor un gran parque para pasear. Después de un paseo por la zona volvemos a la marcha que nos llevas hasta Bannockburn, donde el rey Robert Bruce derrotó a los ingleses en la batalla del mismo nombre y dónde podemos ver la como de batalla y la estatua de Robert en el entorno. Esta batalla fue tras la muerte de William Wallas, el cual combatió contra ellos en Stirling, siguiente punto de visita. Allá está su monumento un castillo en lo alto de la colina que domina todo la explanada que hoy es el pueblo y que vio las míticas batallas.

Esta visita si es obligada, tras subir andando a la colina entramos en el castillo unas 11libras, pero con a mí opinión mucho que ofrecen.el castillo monumento consta de una torre hasta la que se sube por una escalera de caracol estrecha y con más de 15 vueltas y que tiene 3 paradas,en las que podemos ver la historia de las batallas, de William Wallas y otros héroes famosos,así como la espada de este expuesta, destacar que tanto vicios como murales los puedes leer en castellano. Para alguien que le guste un poco la historia,un lugar para no perderse.

Hemos terminado la historia por hoy y toca andar en motso, las HIGHLANDS nos esperan, tras un enlace de unos 80 kilometros llegamos al Parque Nacional de Cairngormas, lugar para perderse con la moto por las cientos de carreteras, todas ellas muy moteras, que llaman a tumbar y dónde podemos disfrutar de unos paisajes impresionantes de las Highlands, con prados interminables, bosques densos y muchos castillos e iglesias, aún que la mayor parte de propiedad privada que no podrás ver.

La tarde se va terminando, e frío se hace muy latente y termino desechando la idea de una acampada libre,permitida en Escocia, y buscó refugio en otro Airbnb en Inverness, otra bonita ciudad que no puedo visitar extensamente por la hora,pero que tiene muy buena pinta.

El primer día de Escocia se termina con una bonita sensación de libertad que me hace desear continuar con el viaje a pesar de los pesares.